Un mundo raro

De opinión Entre nos Última hora

Entre Nos, por Alfredo Ponce //

Extrañamente reaccionamos los seres humanos, sabemos que tenemos un revolver tocando nuestra cabeza y nos seguimos moviendo. Es increíble lo que sucede en algunas ciudades de nuestra patria, empezando por la hermosa perla tapatía.

Todos sabemos que vivimos una contingencia mundial, que muchos estamos ante el riesgo de contagiarnos del “virus chino”, que hay países que están en la debacle total y, aun así, actuamos como si no nos diéramos cuenta. Como cuando violas una regla de tránsito y te volteas hacia el otro lado, fingiendo que no te diste cuenta del señalamiento.

Las largas filas de automóviles se podrían presenciar en las salidas a Manzanillo y a Puerto Vallarta, la gente piensa que puede escabullirse del peligro anunciado por los gobiernos, como si entrara a hurtadillas en la madrugada a su casa para que la esposa no se diera cuenta.

La situación cada vez es mas grave y podemos ver tres tipos de panoramas en el mundo: el de Ecuador, donde la gente se muere en las casas y no hay sistemas públicos, que puedan ir a recoger el cuerpo para darles humana sepultura y finalmente, a los tres días sacando los cuerpos a la calle le prenden fuego; la de los países como China, que han optado por maquillar los números y la de Corea del Sur, donde se diagnostica oportunamente y tienen un grupo de verdaderos científicos clínicos, tomando las decisiones y enfrentando el problema, no de grillos políticos que quieren sacar jugo de la situación. Claro, en Corea del Sur, la gente también se ha disciplinado y tomado las reglas del momento, como usar cubre bocas y sobre todo, acataron la orden que les dieron cuando les dijeron “QUEDATE EN CASA”.

EFECTOS SECUNDARIOS

De acuerdo a las predicciones científicas estadísticas, será entre el 15 y 20 de abril, cuando en nuestro país, se presente la curva de contagios y manifestaciones clínicas mas importantes, será entonces, cuando los hospitales tengan ocupadas todas sus camas, cuando estemos llorando a nuestros muertos.

Los números pueden ser escalofriantes, en ese momento podremos tener aproximadamente, 250 mil contagiados diagnosticados y cerca de 50 mil defunciones, lo cual adquiere mas relevancia al pensar, que cada uno de los enfermos con sintomatología y diagnóstico, representa solo a uno de cada 10 pacientes, que verdaderamente están padeciendo la enfermedad, algunos de ellos, completamente asintomáticos, pero que siguen contagiando a más, lo cual nos produce un escalofriante número real de 2 millones y medio de contagiados por el Covid 19 para esas fechas.

LA BARRERA FRONTERIZA

Pareciera ciencia ficción, cuando vemos el número de enfermos en California o en Texas de miles de personas diagnosticadas, mientras que en las fronteras mexicanas, ni siquiera llegan a la decena.

Algunos, como los que sueñan que un día se sacarán la lotería, se atreven a pensar y externar que es debido a que la frontera nos protege, otros, como un gobernador desvelado, dicen que la enfermedad sabe exactamente cuánto tienes en el banco y se va solo a infectar a los que tienen dinero, mientras que los pobres estamos protegidos, algunos finalmente, tenemos claro que el problema es simplemente la negativa del consejero del presidente a que se realicen las pruebas diagnosticas rápidas porque, según él, no sirve de nada tener un diagnóstico si no hay un tratamiento.

Entonces ¿para qué existe el Conasida? o ¿para qué hacemos diagnósticos de los pacientes infectados con el VIH?, si no tenemos tratamiento, en verdad que ni como ayudarle al señor Gatel, que está teniendo sus cinco minutos de gloria, con los que soñó cuando era solo un revoltoso de los que mantenían cerrada la UNAM, con las huelgas del llamado CEU, ahí, donde estaban la señora Sheinbaum o Carlos Imaz poniendo en jaque a la nación y dejando a muchos sin educación.

EL OPORTUNISMO POLÍTICO

El gobierno federal, no ha podido dejar a un lado los desacuerdos políticos, en tiempos de crisis nacional. Por allá sale un senador regio desinformando del tema, mientras que su gobernador piensa que la violencia doméstica es el principal problema y lo arregla “eliminando el chupe”, mientras que otro en el sur dice que hasta pena de cárcel le dará a quien estando enfermo ande en la calle. Mejor, pongan el ejemplo y de una vez por todas, tomen decisiones nacionales y contundentes, porque vamos a terminar hundidos por las luchas de egos de cada uno de los gobernadores, que están tomando cada uno de sus territorios, como pequeños países independientes. Ya es tiempo de poner un hasta aquí.

LOS POBRES PRIMERO

¿Qué vamos a hacer cuando los sistemas de salud publica colapsen y llenen todas sus camas?. Nadie quiere “echarse el trompo a la uña” como lo hace el gobierno de Corea del Sur. Si tu estás enfermos de SARS2-CoV-19, el estado se encarga de pagar todo tu tratamiento. Esto debe desde ahora determinarse de manera simple. En el momento que el estado no disponga de mas camas hospitalarias, los pacientes deben, por ley, por decreto presidencial, ser atendidos en cualquier hospital privado, sin pagar un centavo, debiéndose hacer una cuenta por paciente, que al final de la contingencia se revisaran por una entidad gubernamental, para ver que sean justos los montos y cambiar eso por pago de impuestos de las empresas hospitalarias privadas. También debemos de ver, lo que está sucediendo en Ecuador y tomar una decisión muy fuerte pero necesaria. Debemos de construir crematorios públicos, en los cuales podamos llevar a los difuntos, cremarlos y entregarlos a sus deudos y todo esto debe ser sin ningún costo. De esta forma nos prevenimos y aprendemos de los espectáculos dantescos que estamos viendo donde se les prende fuego a los cuerpos en la calle.

Nos encontramos en una semana

E-mail: drponce@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *