Primero yo, después yo

De opinión Entre nos Última hora

Que frustración se siente al escuchar a la gente hablar de cosas que no entienden, la epidemia no ha terminado, el virus sigue mutando y haciendo estragos en la población. Olvidemos el número de contagiados, las informaciones oficiales de contagios, son especulaciones, ya que no hay pruebas confiables al cien por ciento y si las hubiera, no hay forma de aplicárselas a toda la población. Lo trascendente, son las personas que están perdiendo la vida y esta semana llegaremos a las 25 mil defunciones.

La gente no entiende que utilizar un cubre bocas, es mas eficiente que el confinamiento en casa, es mas necesario que la sana distancia. Pero no, la gente se siente agredida, todos quieren estar cómodos, bueno, hasta han sacado la estupidez que el cubrebocas puede ser fatal para la salud. Todavía mas desesperante ver a mandatarios ir a eventos públicos y no cubrirse la boca, ¿quien los asesora?, están durmiendo con el enemigo y no se quieren dar cuenta.

La vida tiene que seguir, este virus llegó para quedarse, la vacuna será un mito, porque no puedes protegerte contra lo invisible, contra lo que no conoces, la buena voluntad se aprecia, pero no podemos quedar encerrados, hasta que exista una inyección mágica que nos evite el contagio. Traer médicos de Cuba, de turistas, es un claro ejemplo, de que no entienden lo que está pasando. Por piedad, ya cambien la estrategia, la enfermedad se puede prevenir y se puede tratar en etapas tempranas, es cosa de que los que mandan, abran los ojos y ojalá que lo hagan pronto, para no seguir perdiendo vidas.

INSEGURIDAD EN TIEMPOS DE CRISIS

La epidemia ha traído una crisis económica tremenda y los delincuentes están aprovechando la confusión, para hacer de las suyas. Ya no podemos esperar que los gobiernos nos cuiden, tenemos que empezar a cuidarnos nosotros mismos, hacer estrategias de seguridad para grupos cerrados, tratar de blindarnos con nuestras acciones. Ya no podemos creer en las palabras de un fiscal errático y un coordinador dubitativo como Macedonio. No queremos explicaciones, queremos resultados, queremos que baje la incidencia de delincuencia. Ya no podemos ir a un restaurante porque te llega un comando y te deja prácticamente desnudo y mientras tanto, los policías andan deteniendo vehículos en la calle que son acusados de “sospechosismo”.

Las estrategias no funcionan y no quieren cambiarlas o no saben como cambiarlas. No sabemos en que mundo viven los encargados de la seguridad, los delincuentes no se detienen y no respetan ni a los jueces, ni a los gobernantes y todavía se les “chispotea” decir, que los policías de la fiscalía no acatan las órdenes del jefe. Ya es tiempo que se hagan los cambios de la gente, que de plano no funcionan. Es aberrante ver por ejemplo a los diputados, resguardarse, con policías y vallas de acero, del pueblo al que hace unos meses andaban conquistando con caricias. Que pronto se acabó el romance. Mientras tanto, que el pueblo siga sufriendo, ya no podemos ni ir al supermercado seguros.

LA GUERRA DE MORENA

Ni cómo entender lo que está sucediendo en Morena. Traen la guerra a muerte contra Yeidkol, olvidando que fue la líder del proyecto político, que los llevó al palacio nacional. La denuncian penalmente por mal uso de recursos del partido, a todas luces, argucia para sacarla del juego y al rato no comprobarán nada. Queda claro que la lealtad no existe en la política. Hace dos años le besaban las manos y le rezaban a la señora y ahora la quieren ver encerrada tras las rejas. Me llama la atención que el presidente no le tienda la mano a alguien que llegó a ser la persona mas importante en su entorno político. Yo imaginé, que el presidente le ofrecería una secretaría para sacarla del golpeteo, porque lo merece mas que muchos vividores que andan “regando el tepache”, pero la dejó a que se rasque con sus propias uñas y me deja claro que las acciones en la política, son impredecibles y no muy buen ejemplo de principios y valores, como lo lealtad.

JALISCO SIN MORENA

Jalisco no canta mal las rancheras. Hay por lo menos 10 grupos aislados y a veces hasta enconados, que se siguen peleando, por el supuesto derecho de tener sangre morena y ser considerados los dueños del partido. Mientras tanto, la imagen de Hugo Rodríguez se va desluciendo cada día mas y el único que puede ser considerado que tiene liderazgo en el estado es Carlos Lomelí, porque, es el único que está activo y anda gastando las suelas de los zapatos y apoyando a la gente.

Rodríguez, no ha podido construir lo que quiere basar en un documento que ya expiró y cuando quieres permanecer en un puesto por un papel y no por el reconocimiento de tu gente, algo anda mal en los conceptos de liderazgo. En política, las cabezas no se imponen por un nombramiento o un memorándum, sino por el reconocimiento de los que están dispuestos a seguirlo en sus proyectos. A un año de las elecciones, no parece que Morena Jalisco esté lista para competir y los días siguen pasando.

Nos encontramos, en una semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *