Presidente, le están mintiendo

De opinión Entre nos Salud y Ciencia Última hora

Entre Nos, por Alfredo Ponce //

Federico tuvo mala suerte en la vida, al menos en las cuestiones de salud. Después de una niñez normal y natural, una novia de juventud, un matrimonio feliz, un hijo deseado y muy bien recibido, cuando parecía que todo era pura dulzura, fue diagnosticado con distrofia muscular progresiva, poco a poco fue paralizándose su cuerpo, de los pies hacia arriba, perdiendo facultades de movilidad y dependiendo cada vez mas de su gente cercana.

Las malas noticias no terminaron ahí, su esposa buena y abnegada enfermó de cáncer de mama y falleció, teniendo que depender a partir de ese momento de su hijo, que ganó la admiración y respeto de sus círculos cercanos por el amor con el que trató a su padre. Las cosas, finalmente agravaron y fue necesario internarlo.

EL DIARIO PENAR DEL PUEBLO

Después de mucho batallar, el paciente fue aceptado en la sala de urgencias del seguro social. El espectáculo, es grotesco, le piden a sus acompañantes que pasen a cambiarlo, porque no hay suficiente personal para atender a los pacientes, en un salón de 100 metros, hay mas de cien pacientes, algunos tirados en el piso, otros fueron mas suertudos y están encima de una camilla vieja y maltratada. Las quejas, los gritos, los sollozos, son dignos de un hospital de guerra. Las enfermeras lucen una cara de hastío, los tres médicos están sentados llenando documentos, que la alta burocracia del instituto requiere. “Hay que demostrar la productividad”, dicen, en lugar de tener tiempo para tratar a los seres humanos que están sufriendo, tienen que entregar papelitos a sus jefes para no ser sancionados.

Para algunos políticos, esto es solo una novela, cuyo parecido con la vida real es simple coincidencia.

MÉXICO ENFERMO

Desgraciadamente, lo mismo le pasó a Alberto en un hospital civil, a Paco en otra región de nuestra querida patria y a Doña Chela en el ISSSTE, donde un viejo médico amargado, la regresa a su casa porque se le ha pasado su horario de cita, mientras que la señora estaba sentada esperando el llamado, desde dos horas antes y una recepcionista en lugar de conducir a los pacientes, está chateando con el novio.

El rezago en el sistema de salud es uno de los graves lastres que heredaron los gobernantes actuales y que sufre el pueblo cada segundo.

En administración, se reconoce que la salud es un proceso que nunca termina, no es como un aeropuerto que se edifica y después se le da mantenimiento y operatividad. La salud requiere de planeación, de profesionalismo, de negociación para tener insumos, los correctos y a su tiempo y es algo que continúa por siempre y para siempre, nunca dejará de haber enfermos.

La salud es uno de los derechos que tienen los seres humanos y es una obligación de los gobernantes proveerla con eficiencia, con oportunidad y en todos los rincones del territorio gobernado, cosa que no ha sucedido nunca y este gobierno, a un año de ejercicio, no ha podido rendir buenas cuentas.

PROBLEMAS DE FONDO

Cuando pones a conducir un avión a un carpintero, no se puede esperar que se llegue a buen destino. Es lo mismo que ha pasado en la salud y que desgraciadamente sigue sucediendo. Don Germán puede ser un buen político, pero no le puede nacer de la noche a la mañana el conocimiento para tratar de manera eficaz la salud de los mexicanos. Afortunadamente, en un momento de lucidez mejor se retiró a su escaño en el senado. Desgraciadamente se vuelve a nombrar a otro político para dirigir el órgano de atención de la salud mas importante del país y este lleva “a sus cuates”.

Es prioridad del gobierno cambiar lo que demostrado está que se ha hecho mal. Tenemos muchos sistemas de salud, todos ineficientes. Necesitamos que el gobierno se faje los pantalones y se enfrenten a los sindicatos y a los grupos de poder en beneficio de la salud de México y se diseñe un solo sistema, para todos, al que todos puedan acceder fácilmente y que se cuente con personal capacitado, con equipo técnico en buenas condiciones, con retribuciones justas para los trabajadores, con medicamentos e insumos.

Inadmisible que en uno de los centros de salud mas importantes del país, esta semana se hayan detenido todas las cirugías, porque no cuentan con el material mas elemental para un procedimiento quirúrgico, del que muchas veces depende la vida del paciente.

La salud se debe administrar por alguien que sepa del dolor de los pacientes, no por alguien que ha ejercido desde sus escritorios. No podemos seguir enarbolando la bandera de la lucha contra la corrupción y guardar los insumos en una caja fuerte para que no se los roben. Muchos mexicanos están muriendo en las calles por la inseguridad, pero muchos también están muriendo en los hospitales por negligencia de los políticos, que están desde sus cómodos sillones tomando decisiones que matan a muchos.

SEÑOR PRESIDENTE, LE ESTÁN MINTIENDO

La demagogia en la salud, es un veneno que mata. En algún momento se tiene que dar cuenta el Presidente, que no hay rumbo, ni idea en la administración de la salud. Lo vuelvo a decir, tenemos un gran Presidente con un muy mal equipo de trabajo y en la salud, desgraciadamente, eso está cobrando vidas.

Hasta la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *