La dictadura de la inseguridad

De opinión Entre nos Última hora

Por Alfredo Ponce //

Yadira viene de Querétaro, está buscando a su hermano Juan, viene, como mucha gente que acude de ocho diferentes estados a buscar a sus seres queridos que han desparecido, los atrae una noticia dantesca que se dio en los últimos días en nuestro estado.

Doña María le está gritando a su hijo, él no responde, ella le quiere decir, que por más que han pasado dos años sin saber nada de él, una madre no se rinde y sigue buscándolo, el escenario es candente, lleno de gritos y pancartas, es gente que está buscando a sus familiares, esos que los gobiernos han tratado de borrar, de los que ni siquiera sabemos cuántos son, pero sabemos que son miles, es una escena que no debería estar sucediendo, pero que desgraciadamente, es el resultado de que en algún momento, alguien “le prendió leña a la hoguera” y se incendió de violencia nuestra patria.

NOTICIAS QUE NO QUISIÉRAMOS

Imposible no escribir sobre los sucesos en Jalisco. Por más tinta que se ha gastado, es una de esas noticias que le dan la vuelta al mundo. El estado que parecía de los más seguros de México, no lo era, solamente estaba encubierto, solamente tenía una máscara, solamente era una mentira que un día tenía que explotar a la luz publica.

La noticia de que, por no haber espacio en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, alguien tuvo la “ocurrencia” de rentar cajas de tráiler, para “almacenar” ahí los cadáveres, creó, quizá, el ultimo escandalo de un gobierno estatal, que no se ha cansado de mostrar su poca sensibilidad social, donde la transparencia no ha brillado, donde se ha privilegiado esconder las informaciones, para aparentar que se tiene un gran gobierno.

¿Que es mas importante que la seguridad de las personas?, simplemente nada, en Guadalajara, en Jalisco, en todo el estado nos estremece un sentimiento de enojo, de frustración, de esos que se sienten cuando ves que se desmorona algo querido enfrente de ti y nada puedes hacer, de ese que se siente cuando sabes que a un familiar lo asaltaron en la calle, que se metió una banda a robar tu casa, que a un muchacho lo mataron acuchillado por defender a su madre que le querían quitar un teléfono móvil.

LA CLOACA DESCUBIERTA

Una llamada, da la orden, después de la queja constante del director, de que no pueden estar en sus patios tantos cadáveres, alguien decide rentar una bodega y les indica que llegará un tracto camión a enganchar la caja macabra, para llevarla a esconder.

Otra llamada le llega a María Elena Limón y le avisa que en su municipio están guardando cadáveres en una bodega y ella, con la investidura que el pueblo le ha dado, obliga a que esa caja de carga, salga de su municipio.

Después, “se les hace bolas el engrudo”, van y la dejan al intemperie a Tlajomulco, la gente se queja, Alberto llega, se conmociona de lo que está pasando y ejerce su autoridad, sacándola de ese territorio.

Ya no podía pararse la noticia, las fichas del domino iban cayendo una tras otra, mientas, el responsable, estaba de vacaciones, quizá el no dio las órdenes, pero a final de cuentas es el responsable y el problema no se originó esta semana, es un asunto que lleva en los escritorios de “las autoridades” varios años.

EL FONDO ES MAS QUE LA FORMA

Es muy grave la noticia, de las malas acciones que las autoridades de Jalisco han tomado con la dignidad de los cuerpos fallecidos, pero no es el fondo, que no nos sigan engañando. Lo importante, es la galopante inseguridad que vive nuestra patria, lo trascendente, es que las autoridades están rebasadas, lo grave es que vivimos en un país donde nadie sabe como tratar el tema y se han pasado sus periodos de gobierno, ocultando los números rojos causados por la sangre y la inseguridad, lo delicado, es que los mexicanos no podemos salir a la calle libremente porque nos acechan mil peligros.

CABEZAS RODANDO

Las cabezas han empezado a rodar, pero nos deja un claro sabor de boca que no sabemos toda la información, dicen “que la burra no era arisca” y en Jalisco ya no creemos todos lo que nos dicen, sobre todo los políticos.

MIENTRAS TANTO

México se divide, entre los que piensan si el triunfo del Canelo es legítimo y en la Cámara de Diputados alguien dice que se debe meter a la cárcel a todos los que porten una arma de fuego, porque según ellos ese es el origen de la inseguridad. No se quieren dar cuenta de que a los delincuentes no les asusta que los detengan y que el pueblo necesita defenderse. Doña María regresa a casa cabizbaja, no encontró a su hijo, seguirá luchando por ese compromiso de sangre, de llevarlo hasta el sepulcro. Nosotros seguimos viviendo en la dictadura, como lo dijera el escritor italiano, Alberto Moravia “una dictadura, es un estado en donde todos temen”, la nuestra es la dictadura de la inseguridad.

Opinión: La dictadura de la inseguridad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *