Historias de terror

De opinión Entre nos Última hora

Columna Entre Nos, por Alfredo Ponce //

Leonardo no había llegado a los 30, ya tenia una carrera universitaria, terminado una maestría y decía sentir el llamado espiritual, para dedicar su vida al sacerdocio, salió de casa el martes, seguramente con muchos planes, como los tiene un muchacho con todas las ilusiones propias de la edad. No regresó, no regresará, ha pasado a formar parte de la larga lista de desgracias, en un país, que tiene muchos problemas, pero que la descomposición social, es una de las mas importantes, aunque no está contemplada por muchos.

VALORES AUSENTES

¿En donde perdimos los valores?, ¿Cuándo dejamos de ser el pueblo amigable, de buenos seres humanos, que se daban la mano, que se saludaban en la calle, que se mostraban prestos a ayudar al prójimo?

No todo es culpa de EPN, o de AMLO, o de la trasnochada decisión de otro presidente. Tenemos que empezar a poner las cartas sobre la mesa, tenemos que tomar cada quien las culpas que nos corresponden.

Norberto y Leonardo, son nombres, que en una semana se han hecho familiares, pero que no estaban metidos en los cárteles de las drogas, no eran acaudalados, a los que se les quería arrebatar una fortuna, tampoco famosos personajes que estuvieran en el centro de una tempestad. Leonardo y Norberto eran tu, o yo, o tu hijo, o tu hermano, o tu padre.

MALDAD QUE NOS INVADE

Como la plaga vegetal que está invadiendo las hermosas playas de Cancún, la maldad se ha apoderado de la sociedad, ya no estamos hablando del delincuente que asalta y roba, porque necesita dinero para pagar los medicamentos de sus hijos, tampoco estamos hablando de las bandas del “mocha orejas” o de la de Ríos Galeana, que asaltaban bancos.

Ahora estamos presenciando una ausencia completa de compasión, cuando después de 15 minutos de ser visto por ultima vez un jovencito, alguien esta pidiendo un rescate, los policías violan las evidencias, se paga el rescate y el joven es asesinado.

No se cuándo comenzó esta carrera donde cada vez mas asombro me causa ver todas las historias de dolor, donde cada noticiero de los medios de comunicación, dedica por lo menos la mitad de su tiempo a la nota roja, a los asaltos, las violaciones, los desaparecidos, los asesinatos, los feminicidios y muchas cosas mas, que seguimos viendo con el mismo horror, pero cada vez con mas frecuencia.

SOLO UNIDOS PODEMOS

Es momento de unir las voluntades y apoyarnos todos. Ya no podemos quedarnos callados impávidamente, cuando vemos que a un ser humano lo están agrediendo, tenemos que cooperar todos para gritarlo, comunicarlo, usar las redes sociales como una bendición, que acerque a los seres humanos con la dignidad, con la seguridad, con la tranquilidad, no podemos morir en el intento, tenemos que sobrevivir porque las cosas que se dicen, a veces no tienen significado si no las apoyamos con los actos, los buenos somos más, pero no actuamos, solo somos espectadores y nos asustamos y “hacemos oración” y no sabemos con quién se va a la fiesta nuestro hijo y permitimos que en nuestros círculos se incrusten los delincuentes poderosos que nos “apantallan” porque traen mucho dinero, a veces, hasta los presumimos.

Hagamos algo, por el amor de dios y de nuestra patria, para sembrar la semilla de los valores en los niños. Para apagar la televisión cuando se trasmitan programas que hacen apología de los delincuentes. Tenemos que voltear la espalda a lo mal habido, dejar de comprar cosas robadas o piratas. Enseñar a la sociedad, que no estamos dispuestos, a perder la identidad de un pueblo bueno y que no somos figuras congeladas, ante el aplastante avance de la maldad en nuestra patria.

CULPAR AL OTRO

La cara de Ernestina Godoy, me transmite una honesta y genuina preocupación por hacer bien su trabajo, “no voy a renunciar, voy a investigar”, dice ante algún cuestionamiento de un colega. Yo me quedo pensando, si los atroces acontecimientos de las ultimas semanas, son culpa de las autoridades, o son culpa de que nuestra sociedad, ha perdido los valores que tanto presumimos en el pasado. Obviamente, no dejo de pensar, en que mucho de esto que nos esta pasando, es culpa de los gobernantes corruptos que hicieron o hacen alianzas con los delincuentes, que la impunidad, es protagonista de la violencia y que las penas tan ligeras y la poca actividad de los jueces o la corrupción de muchos, hace que esto siga creciendo. Mientras tanto, en Brasil, aquejado por dolores parecidos, un personaje dice “los derechos humanos son para los humanos, no para las bestias que sin piedad, violan los derechos de los buenos ciudadanos” ¿tendrá algo de razón?

Hasta la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *