ENTRE NOS

Entre nos Última hora

Por Alfredo Ponce

TRAGEDIA Y HUACHICOL

San Primitivo es una pequeña comunidad del estado de Hidalgo, es tan pequeño, que ni siquiera es municipio, tierra de agricultores,  afectados por la pobreza en su gran mayoría, tierra fértil para  caer en las garras, de cualquier oportunista delincuente, que los invite a ganar unas monedas mas.

Desde el medio día se inició el rumor, para que consiguieran todos los recipientes posibles, porque seria jornada “de suerte” para muchos, para todos los que quisieran ir a aprovechar, que se podría recolectar el combustible que saldría por una fuga creada por la delincuencia.

PASANDO LA VOZ

El “modus operandi” de estos eventos, ya está muy bien establecido, algunas personas sirven de “corredores del rumor” y otros incluso utilizan la tecnología, para por medio de redes sociales como “WhatsApp”,  todos se enteren de que podrán ir a conseguir huachicol rápido y gratis. La mayoría no sabe, que tipo de combustible se trata, lo importante es conseguir recipientes grandes de los llamados “bidones” de 20 litros o hasta de 50, los cuales, deben ser llenados, al recolectar primero con una cubeta , o incluso con una jarra y después, pasarlo a los recipientes mas grandes.

LA LOGÍSTICA

Eran las 2 de la tarde cuando ya mucha gente merodeaba el área, hay una logística, primero se llenan los transportes tipo pipa, después, se surte a los camiones abiertos que llevan contenedores de mil litros y cuando estos se retiran, se deja la fuga abierta que se transforma en una fuente y un rio, que previamente se construyó con maquinaria pesada, para que toda la población pueda “surtirse” de huachicol, el cual, pueden llevarse para su uso o comercio o puede trasladarse “a un centro de acopio” donde hay otros “mayoristas” que les compran de forma rápida a precios tan bajos como 5 pesos el litro.

LLEGADA DEL EJERCITO

Un poco después de las 6 de la tarde, llegaban al lugar de la fuga clandestina de combustible, un grupo de 21 militares que habían sido enviados a revisar que estaba pasando en el lugar, inmediatamente, se dedicaron a tratar de retirar a la muchedumbre, sin embargo eran mas de 500 personas y fueron superados, ante las recomendaciones de los militares de “retírense”, “es peligroso”, “no se arriesguen” las respuestas eran de, “lárguense”, “fuera de aquí”.

La gente entraba al rio de hidrocarburos, extasiada, por haber encontrado el “oro negro” que les aliviaría un poquito la cuesta de enero.

LA TRAGEDIA

Eran después de la 18:30 horas cuando lo que nadie quería que sucediera, pasó, de pronto, una gran explosión, la gran tragedia había sucedido, llamaradas que se levantaban mas de 50 metros, gritos de auxilio y de manera increíble, ahora los gritos eran para que los 21 militares agredidos, unos minutos antes, los ayudaran y que les hablaran a las ambulancias, ahora, la gente gritaba, buscando a sus familiares, Ricki, Lalo, José, Pedro, la gente desesperada buscaba, los mas de 200 autos formados para “la ordeña” ahora sonaban sus “claxon” como tratando de avisar, para que alguien viniera a ayudar.

COMBATE A DELINCUENTES

Hoy somos muy sensibles al problema del robo de combustibles, todos hemos salido afectados, la economía se ha impactado de manera cruel, por los delincuentes que roban los ductos y por los que han encubierto el delito desde dentro de Pemex, o incluso se han beneficiado de lo mismo. Todos hemos hecho filas para proveer nuestros autos de gasolina. No hay otro camino que la legalidad. El robo, pequeño o grande no puede ser tolerado. Simplemente el robo es robo y es un delito y punto.

Hoy recibimos una triste noticia, que nos  confirma que la postura oficial del gobierno es la correcta, independientemente, de si la logística de distribución que nos afecta, pueda ser mejor o no. Hoy debemos de apuntar al delito de robo de combustible, todas las muertes ocasionadas en el pequeño municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo. Hoy todos estamos de luto y tenemos que  tomar conciencia.  Debemos apoyar a nuestras autoridades. No podemos seguir buscando culpables a las largas filas en los expendios de gasolina, los culpables, está claro,  son los que dentro de Pemex  hicieron toda esta trama de corrupción para robar a la nación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *