Comunidades rurales, más receptivas a campañas de vacunación que las zonas urbanas

Nacionales Salud y Ciencia Última hora

Lucía tiene 76 años de edad, vive en la comunidad de Rancho Viejo, en Oaxaca, caminó unas dos horas para llegar al pueblo de Santa Cruz Zenzontepec a la tercer semana de vacunación, con este son dos años que se aplica esta vacuna.

“Yo me sentí muy bien con la vacuna de la influenza, ya me había dado una vez y me sentí muy mal, no podía caminar yo ya me sentía tiesa , no podía ni vestirme ni peinarme no podía caminar”.

Con este son dos años que acude a las campañas de vacunación; así, recordó “los tiempos de antes”, donde nadie tenía ninguna medicina “no había nada, nosotros tuvimos a nuestros niños nada más así, con la ayuda de nuestro señor, nosotros no tuvimos medicamentos ni doctores, no como ahora que todo está por delante”.

Lucía tuvo nueve hijos y muchos nietos, ya no se acuerda cuántos son, “tuve nueve hijos, sin doctor, ya estoy muy acabada pero acá sigo, mucho es el sufrimiento con las enfermedades pero con los apoyos ha mejorado mucho, con las medicinas que nos traen”, ella es beneficiaria del programa de Prospera y el de adultos mayores .

Al mes recibe poco menos de dos mil pesos como beneficiaria de ambos programas “ya con eso ya nos la pasamos, tampoco decimos que alcanza para mucho nada más para mantener, pero antes no había nada para nosotros”.

Al igual que Lucía, más de un centenar de mujeres acompañadas de sus hijos pequeños, personas adultas mayores y algunos hombres acudieron a la tercera semana de salud en ese municipio.

En comparsas acompañadas de bandas de guerra escolares, enfermeras, y muchos niños, las personas entonaban porras por los servicios de salud, como si fuera una fiesta patronal celebraban la llegada de las vacunas a su comunidad.

Así es como se deben recibir las vacunas, como una fiesta, explicó a Notimex el asesor del delegado de Oaxaca, Juan Ramón Díaz, del Instituto Mexicano del Seguro Social, Miguel Ángel Nakamura, quien precisó que llevar vacunas a las zonas rurales es todo un reto, tan sólo para proveer al municipio de Santa Cruz Zenzontepec fueron necesarias seis horas de traslados.

“No es fácil trasladarnos a estas comunidades, lo hacemos porque los servicios de vacunación son para todos los mexicanos”.

A su vez, añadió que movilizar vacunas es diferente del traslado de medicamentos, debido a que es necesario mantenerlos a una temperatura de entre cuatro a ocho grados durante los traslados; luego, se mantienen en refrigeración hasta que son aplicados, de no ser suministradas, las vacunas se desechan por seguridad de los beneficiarios.

Abundó que para las personas que viven en comunidades indígenas son importantes las semanas de vacunación, incluso tienen un carácter festivo y sensibilizar a las personas de la importancia de vacunar a los niños y a los adultos mayores ya no es uno de los mayores retos, sino, hacer llegar las vacunas hasta las comunidades más lejanas.

Recordó que desde hace 25 años se llevan a cabo semanas nacionales de salud, por lo que las comunidades son más receptivas a la llegada de las vacunas, “reciben a los vacunadores como si fuera una fiesta, porque les trajimos vacunas, les trajimos salud, eso es lo más valioso para el ser humano”.

Así, abundó que las campañas de vacunación y prevención de otras enfermedades deriva en una mejor salud para las personas, “restaurar la salud cuesta a los servicios médicos muy caro, evitar que se enfermen es muy barato».

Por lo anterior, abundó, es que las autoridades en materia de salud realizan importantes esfuerzos para acercar estos servicios a las comunidades más lejanas .

Añadió que para Santa Cruz Zenzontepec se van a aplicar más de 25 mil dosis; sin embargo, para todo el Estado de Oaxaca se distribuirán unas 476 mil dosis, “se dice muy fácil, hacerlas llegar a toda la población es el reto”.

Explicó que el programa de vacunación, se replica en 570 municipios del estado de Oaxaca, con eventos de vacunación en más de mil comunidades en donde hay unidades médicas de la Secretaría de Salud, y el IMSS.

En las comunidades rurales, añadió, la semanas de vacunación son un éxito a diferencia de las zonas urbanas, debido a los pocos servicios a los que tienen acceso; reciben este tipo de servicios al menos unas tres veces al año, aunque se realizan esfuerzos importantes para hacerles llegar medicamentos y servicios médicos todo el año.

“Las personas de las zonas rurales aprecian la salud, que uno les proteja de las enfermedades”.

En esta campaña, autoridades sanitarias en colaboración con Sanofi Pasteur realizaron un esfuerzo para proveer de vacunas a esa comunidad y acercarles las vacunas a tiempo, para el municipio llevaron vacunas para influenza aplicables a niños y adultos mayores, así como combos pediátricos.

La influenza estacional es un padecimiento infeccioso causado por un virus que circula de manera global, se estima que su tasa de ataque cada año en la población es 10 por ciento en la población adulta y hasta en un 30 por ciento en población pediátrica.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud se estima que cada año ocurren de 250 a 500 mil muertes anuales, por esta enfermedad y la forma más efectiva de prevenirla es mediante la vacunación anual que ha sido recomendada por más de 60 años, en específico a grupos de riesgo como niños pequeños y adultos mayores, así como a personas con diabetes mellitus, inmunodeficiencias, entre otras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *