UN DESPERTAR DIFERENTE

Entre nos Política Última hora

Finalmente no hubo fraude, ni se vieron las largas filas de gente, saliendo del país porque nuestra patria se estaba convirtiendo en Venezuela. Aunque algunos malos mexicanos, mandaron sacar sus pesos a otros países, no fue tal el éxodo que nos habían prometido. La participación de la sociedad fue contundente, salieron de sus casas y ejercieron su derecho al voto, al voto y al veto, el pueblo habló y está pidiendo un cambio de timón. Por supuesto que todos los cambios generan dudas, es una situación natural, pero por lo pronto, no hubo violencia electoral, aunque siguen existiendo, las costumbres anquilosadas de los que, quieren seguir siendo dueños del poder a como de lugar, gente se vio, queriendo comprar los votos, gente se vio queriendo embarazar las urnas, casillas se vieron donde no estaban las boletas completas, pero finalmente nada trascendió.

LA ESPERA LLEGÓ TEMPRANO

Cuando esperábamos una larga noche de desvelo, buscando los avances informativos, de cómo estaban las tendencias, las cosas se simplificaron, eran pasadas de las 8 de la noche, cuando apenas cerraban algunas casillas en la zona del pacifico, cuando los contendientes, que habían tenido a sus representantes en las casillas y sabían bien los números reales, decidieron dar un paso a la civilidad y salieron a comunicar públicamente que no eran favorecidos con los votos.

De esta manera, el hombre solitario que había yo visto en una plaza de Zacatecas con apenas 20 personas a las que les decía que México tenia que cambiar, hoy después de mas de 14 años de gastar las suelas de los zapatos, finalmente recibía el reconocimiento de su pueblo, que salía a votar como nunca antes lo había hecho, en números impresionantes, por arriba de lo que marcan todas las estadísticas históricas.

De esta manera, el pueblo, había decidido darle una oportunidad al hombre que por mas que el sistema le había escudriñado en lo mas recóndito, no le había podido encontrar huella alguna de corrupción o de riqueza ilegitima.

Lo mas que lo habían podido acusar es que vivía de 50 mil pesos mensuales, como si ignoraran que el 90 por ciento de la población no tiene el privilegio de ganar esa cantidad de dinero, porque desde sus nichos de poder, no saben, que vivir con esa cantidad de dinero es un privilegio.

LA DECISIÓN DEL PUEBLO

La gente, finalmente, había decidido que no quería mas inseguridad, mas corrupción, mas falta de oportunidades, no mas injusticia social, no mas desigualdad y vistiéndose de héroes habían salido a luchar su propia batalla, la batalla de la esperanza, la batalla de la ilusión.

Los cientos de millones gastados en expertos en infundir el temor en los electores habían fracasado, ahora, la estrategia no había dado frutos.

Anaya sabia bien que la fractura de su partido, que el mismo había provocado, había sido su debacle.

Meade, sabia, que el voto de castigo, el grito de hartazgo, lo había alcanzado.

Después de todo, en algún momento, los contendientes sabían que solo uno seria el ganador y el momento llegó y llegó temprano y con gallardía asumieron la ultima parte de la lucha electoral, la de aceptar que Andrés Manuel había sido el ganador por una votación que no deja ninguna duda.

UN NUEVO DÍA

Ahora, el día pinta diferente, para algunos, pinta a la relajación que se siente cuando nos hemos librado, de tantos miles de anuncios llenos de basura negativa con cero propuesta, para otros, el día pinta a la incógnita si esto se podría poner más feo.

La realidad, es que seguimos siendo los mismos, con los mismos defectos y virtudes, con las mismas cargas y los mismos deseos de reírnos de todo lo que pase en  nuestras vidas, la única diferencia es que hoy, el día pinta diferente, se pinta de ESPERANZA, a que de verdad, el nuevo líder de esta nación, quiera pasar a la historia como un gran presidente. El pueblo ya hizo su trabajo y demostró que no quiere a un sabio, ni a un “nerd”, ni a alguien que hable inglés, ni a alguien que hable de “corridito”, solo queremos a un ser humano, que de verdad tenga valores y forme un buen equipo de mexicanos honestos que nos saquen del atolladero donde nos metieron.

Y algunos siguen diciendo “el que tienes que cambiar eres tu”, como si todos fuéramos iguales, como si en un país donde no hay justicia, pudiera yo con un cambio personal hacer que de repente una hada madrina se aparezca con la “varita mágica” y diga “ya se instalo la justicia por que tu eres mejor ser humano”. ¡Patrañas!

No señores, por mas lindo que sea el barco necesita de alguien al frente del timón, por mas imponente que sea el avión, necesita de alguien que vaya al frente, en la cabina de piloto y que sepa para donde va y este hombre que se jacta de ser “peje pero no lagarto” ha sido el elegido,  ojala que Dios, el ser supremo o la luz divina del universo lo ilumine para llevarnos por buen camino, por esta nueva ruta que nos llena de eso que todos queremos, esperanza. Viva México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *