Con el agua al cuello

De opinión Entre nos Última hora

Entre Nos, por Alfredo Ponce //

Decía Winston Churchil que los empresarios deben ser vistos como los caballos que jalan la carreta de la economía. Por mas que tenemos que aceptar que hay empresarios aquí y en todo el mundo que no tienen ningún valor social, pretendiendo nada mas que sus bolsillos se vean beneficiados, la mayoría de ellos son gente buena que tienen la ilusión de mejorar para darles beneficios a sus familias, para comprar un techo, para pagar la universidad de sus hijos y porque no, para aspirar a ser un día de ese grupo de personas, que como producto de su esfuerzo, llegan a tener resuelto su problema económico.

BUSCANDO CULPABLES

En Jalisco se están presentando por lo menos 300 demandas diaria por despidos injustificados, los trabajadores van a levantar sus quejas porque el patrón los despidió, porque no les pagó lo que dice la ley, por despido injustificado o algunos porque les bajaron el sueldo.

Ante esta situación, podríamos pensar que los patrones son malas personas, pero con negocios cerrados que no reciben ni un centavo de ingreso, no hay dinero para repartir. Los empresarios no son magos que aparecen dinero de la nada, son la cabeza de un proyecto, que al ingresar capital, pagan sus gastos y después reparte las ganancias con sus trabajadores.

Una cosa es repartir ganancias, otra cosa es dar empleo y una muy diferente es mantener o patrocinar económicamente, a una o a muchas personas. Muchos políticos, parten de supuestos equivocados, claro, la mayoría de ellos nunca trabajaron, ni tuvieron una empresa. Piensan que los empresarios tienen bolsas repletas de dinero en sus cajas fuertes en casa, como si fueran Rico Mc Pato de las caricaturas.

Cada empresario debería de tener un capital para enfrentar crisis, pero eso es solo teoría, la realidad es completamente diferente y ante una economía global, la mayoría de las empresas sobrevive y son vistas por los propietarios como una forma de subsistencia y con una esperanza de que las cosas mejoren.

Las grandes ganancias se las llevan las empresas grandes, las multinacionales. Jalisco cuenta con 11 empresas por cada mil habitantes, muy alta cifra que lo convierte en líder nacional. Pero la mayoría son pequeñas empresas familiares. Las empresas que en Jalisco se llevan las grandes sumas de dinero, son Honda, Flextronics y Jabil Circuit, usted me entiende, verdad.

México tiene poco mas de 4 millones de empresas, de las que las microempresas son el 97%. Pensar que estas empresas tienen para subsistir y pagar sus compromisos, con las puertas cerradas, solo sucede en la mente de un enfermo que vive en el reino de la ficción.

LOS GRANDES APOYOS

El director del INFONAVIT ante supuesto periodista que mas bien parecía palero, dice que los empresarios no tendrán que pagar los siguientes dos meses de cuota, pero que después de dos meses, les darían 4 meses para que pagaran lo que se les había pospuesto, o sea que, de todas formas hay que pagar, aunque los empresarios no hayan tenido ingresos, es decir, de todas formas, “juan te llamas”, a ver como le haces, pero tu págame.

Por su parte el IMSS, se lleva casi el 30 por ciento del sueldo del trabajador, imagínese usted y multiplíquelo por 21 millones, para que se de cuenta de las grandes cantidades de dinero que maneja ese instituto que por decir lo menos, está rebasado completamente de sus propósitos originales, otorgando una pésima calidad en sus servicios y que quede claro, que no es por la capacidad y valor de sus médicos y trabajadores de la salud, sino por el desconocimiento total que históricamente tienen sus directivos que solo limpian debajo de la alfombra para sacarse la foto.

De las fondos de retiro de los trabajadores que debería manejar, mejor ni hablamos, porque si alguna vez fue una de los objetivos de este instituto, desde hace tiempo esta necesidad social se convirtió en negocio y se les regaló a los ricos y poderosos para que formaran los llamados Afores.

Si queremos sobrevivir después de la epidemia de salud, tenemos que exigir que a los empresarios que demuestren que tienen sus puertas cerradas, se les condone toda clase de cuotas e impuestos y que a sus trabajadores registrados ante el IMSS se les otorgue una cuota social proveniente de sus ahorros en Afores, en IMSS y en INFONAVIT y esto tiene que ser a fondo perdido, nada de que el gobierno le puede andar cobrando intereses a su pueblo, por regresarles el dinero que ellos mismos aportaron. ¡Nomás faltaba!

LOS OPORTUNISTAS

Los que si no tienen progenitora, son los que ante la crisis andan comerciando con la necesidad del pueblo, vendiendo cubre bocas como un senador o como los familiares de varios políticos, que andan vendiendo respiradores a precio de oro. Esos sí, merecen castigos ejemplares en esta vida, porque estoy seguro que en la otra, van a arder en las llamas del infierno y si vuelven a renacer, lo harán como animalitos roedores a los que técnicamente les llamamos ratas.

Quédense en casa, usen cubre bocas y que Dios me los bendiga.

Nos encontramos en una semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *