El dinero no gana partidos, Toluca lo ha comprobado.

Deportes

Muchas veces se ha dicho en el fútbol que el dinero gana partidos, que el dinero gana títulos; si es verdad que la mayoría de las veces esta afirmación se cumple, existen casos, muy poco comunes, en los que por más que se hace una inversión millonaria en un proyecto de trabajo, este simplemente no funciona, esta situación es la que vive actualmente el Deportivo Toluca.

Desde hace ya varios torneos, el equipo de Toluca se ha caracterizado por ser un conjunto duro, generalmente no regalan nada, salen siempre a pelear y a ganar, no dan ninguna balón por perdido, entre otras tantas cualidades que se han impreso en la mentalidad del club; por desgracia, este inicio de año, después de haberse reforzado hasta los dientes y de especularse que serían uno de los mejores equipos de la competencia, nos han dado una de las peores demostraciones en sus últimos años.

Según el portal Transfermarket, los diablos gastaron una cantidad de al rededor de 7 millones de dólares en trasferencias; jugadores de renombre como, Emanuel Gigliotti, Jonathan Maidana, Enrique Triverio, Federico Mancuello y Felipe Pardo, fueron algunos de los jugadores adquiridos por el equipo a inicios de la temporada Clausura 2019, y que despertaban una alegría y una ilusión en la gente por el cartel con el que venían de sus anteriores equipos.

Por desgracia, ninguno de estos ha terminado por encajar de buena manera en el club y no han tenido el funcionamiento que se esperaría, Gigliotti solo ha jugado 430 minutos en lo que va del torneo, Triverio solo ha marcado 3 goles, cuando volvió al equipo con el objetivo de convertirse en un referente de ataque, lo cual no ha conseguido, Mancuello solo lleva jugados 206 minutos, venía para ser titular y prácticamente no ha jugado, y así la baja generalizada no solo de los que llegaron, sino también de los que ya estaban y que demuestran partido tras partido el junto rojo.

Actualmente, Toluca ocupa el lugar 14 de la tabla general, eliminados de la Liga de Campeones de la Concacaf después de una goleada humillante contra el Kansas City, con Ricardo La Volpe prácticamente amarrado como nuevo entrenador, pero sin un proyecto deportivo claro, se vislumbra un mal primer semestre para los diablos, la necesidad de levantar y de volver a ser un club competitivo es latente, no es bueno ni para los aficionados ni para la Liga MX que un equipo histórico pase por este situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *