IMSS

Salud en crisis

De opinión Entre nos Última hora

Columna Entre Nos, por Alfredo Ponce //

Jorge es un trabajador que hoy no pudo ir a laborar, toda la noche sufrió un dolor abdominal, en la madrugada fue a urgencias del IMSS y después de 3 horas, le dijeron que se tomara una pastilla y le dieron cita para dentro de un mes, su hijo lo llevó a una clínica particular, le hicieron un sonograma y le dijeron que tiene piedras en la vesícula, se debe operar de urgencia. No puede esperar el mes que le indicaron para ir a ver a un médico general, después un pase con un especialista, luego un pase para sus exámenes y finalmente, entrar a una lista de programación de cirugías.

Hay millones de Jorges en nuestro país. En realidad el enfermo es el sistema de salud mexicano, desde hace mucho tiempo y todos lo sabemos, todos hemos oído la historia de un Jorge cercano a nosotros.

RENUNCIA ESCANDALOSA

Don Germán, ya no aguantó más la tensión. El sistema de salud en México es una olla de presión que ha estado por explotar desde hace varias décadas. Es difícil saber si el director del IMSS esperaba “miel sobre hojuelas” o si pensó que el desgaste es demasiado para arreglar un problema que no tiene solución pronta y es mejor irse a ocupar un escaño cómodo en el senado. Las once escandalosas páginas, son problemas ampliamente conocidos para los que entendemos poquito, de las grabes dificultades en que se encuentra un país, que han estado saqueando por muchas décadas. Al ex jefe del IMSS le faltó “colmillo político” para investigar un poco mas el pantano en el que se estaba metiendo cuando aceptó el cargo.

LA REALIDAD DE LA SALUD EN MÉXICO

El sistema de salud es un desastre, hay muchas instancias y ninguna es eficiente. Lo primero, es una unificación de todos los sistemas de salud. Un plan nacional que sea aplicable y viable aunque les duela a los sindicatos que se puedan oponer. La salud en México también es una prioridad que no se ha atendido, pero el problema no es de los últimos 5 meses, sino de mas de 5 décadas.

El IMSS tiene que separar sus acciones, por una parte, atención de la salud y por la otra, pensiones.

No es culpa de médicos ni de enfermeras, ellos están sobre saturados de trabajo. Es que el IMSS está atendiendo a 80 millones de mexicanos y está diseñado solamente para atender quizá 30 millones, esto es decir, si pensáramos en el idealismo romántico de atención con calidad y calidez.

Por otra parte, el IMSS gasta 800 mil millones de pesos al año en pago de pensiones y esto es una obligación de la que no se puede deshacer y con este gasto se come a lo que debería de gastarse en atención a la salud.

PARÁMETROS INTERNACIONALES

Durante muchos años el gasto en salud en México es solo del 6% del PIB, mientras que lo que se recomienda es un mínimo de 11%. Entonces hemos tenido un rezago histórico y que German Martínez apenas se enteró esta semana.

Del 2012 al 2018 se incrementó un 12.5% los derechohabientes mientras que el personal solo se incremento el 4%.

Falta personal, faltan recursos, falta de insumos, falta de equipos, falta de hospitales, falta de presupuestos y de repente alguien se sorprende. No hay personal de intendencia, no hay insumos de intendencia.

Por cada mil derechohabientes deberíamos de tener 4.7 camas y tenemos solo 0.69,

3.4 médicos y solo contamos con 1.4, 9 enfermeras y tenemos 2.7. Hay un déficit de 192 mil camas, nos hacen falta 94 mil médicos.

Para tener una cama por cada mil derechohabientes, nos hacen falta 13 mil camas que equivalen a 58 hospitales, imagínese para llegar a la cifra de 4.7.

En 2016 se proyectaron 40 unidades de medicina familiar y solo se han entregado 27,

12 hospitales y solo se han recibido 6.

SISTEMA ENVEJECIDO

Mientras tanto, los patrones siguen sufriendo para poder pagar el IMSS de sus trabajadores, sabiendo que están pagando por un pésimo servicio.

A sus 76 años, el IMSS, parece una figura demasiado vieja y que debe reinventarse.

El problema de fondo sigue siendo un rezago que se ha convertido en un volcán que está haciendo explosión, pero, no es solo el IMSS el que está en crisis, sino todo el sistema de salud mexicano, porque no solo somos 80 millones de habitantes, se requiere un proyecto de mucho mas fondo, que inicie desde la formación de los recursos, es decir desde las escuelas de medicina, desde la creación de la industria farmacéutica que nos haga auto suficientes para producir los insumos básicos y prioritarios, como los medicamentos de los diabéticos y los enfermos de cáncer, por ejemplo. Un sistema donde no se corrompan las compras de medicamentos y equipo.

O, ¿acaso alguien le creyó a Mikel Arreola que había entregado el IMSS con números negros?, porque entonces, si tiene razón el ahora senador, lo “chamaquearon”.

Hasta la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *