La guerra o la paz

De opinión Última hora

Columna Entre Nos, por Alfredo Ponce //

Cuando estábamos convulsionados porque se inicia a destapar la cloaca de todos los latrocinios que se han hecho en el pasado, empezando por Pemex, de repente nos cambia la historia el presidente del vecino país del norte. Como ha sido su costumbre desde hace mucho tiempo, Trump, lanzó “palomita” envenenada que hizo temblar el comercio mexicano, la política y la economía de nuestro país. El señor sigue terco en que México se encargue de frenar los migrantes.

La idea autoritaria, de que las reglas del juego, siempre las tiene que poner el mas poderoso, sigue viviendo en la mente de algunos políticos norteamericanos, sin embargo, los tiempos han cambiado y pareciera que no se han dado cuenta.

DISPARO EN LOS PIES

La amenaza de poner un impuesto de 5% a todo lo que provenga de México no es una decisión muy sabia que digamos, ya que  en estos momentos uno de los socios comerciales más importantes que tiene EEUU, es precisamente al que quieren castigar.

Es vital entender que los impuestos, muy frecuentemente terminan encareciendo los productos, de tal forma que, si un aguacate lo vendo en cinco pesos y me le cargan un nuevo impuesto, simplemente, le cargo ese impuesto a los cinco pesos y, es el consumidor final quien termina pagándolo, no el productor, sobre todo, si no tengo otro país que me venda aguacates.

Afortunadamente, el mundo ha cambiado y el norte no es el único panorama que se puede “divisar” en cuestiones de comercio, la apertura de los países asiáticos hace que, pudiera ser mas interesante voltear hacia esas latitudes y los que nuevamente terminarían sufriendo, son los consumidores norteamericanos.

PROBLEMA DOMÉSTICO

El fondo de todo lo que está sucediendo, es un problema doméstico, que no han podido manejar, porque la diplomacia y la política no están dentro de sus habilidades. No ha podido hacer su famoso muro, no se ha liberado de las sospechas del apoyo ruso, no logró acuerdos con ningún país, se alejó de China. Hasta el momento, ha perdido las batallas con Nancy  Pelosi, quien ha declarado que su presidente “ha sido imprudente al amenazar a México” . Finalmente, la mayoría de sus aliados, incluyendo a quien le “pasaba el dinerito” a algunas “amigas de la vida galante”, le han dado la espalda, así es que, en la soledad de la oficina oval, debe ser difícil estar viviendo y soñando con una reelección que cada vez parece mas lejana.

CARTA FUERTE

No me gusta al cien por ciento la carta que nuestro presidente le envió como respuesta a  Donald Trump, pero pone muy claras las cosas. No vamos a seguir viviendo de amenazas y si quiere un socio puede tenerlo, pero nada de que “primero yo”, en las alianzas, todos los participantes deben de tener ganancia. Es impensable, que en los últimos momentos de la firma de un tratado comercial se viole el mismo por ocurrencias enviadas por un twitter.  Ahora, muchos de los actores importantes de la vida nacional se han manifestado, apoyando al presidente de México y en realidad, este es un buen momento para cerrar filas en torno a un nuevo proyecto de nación, que seguramente tendrá errores y divergencias en opiniones, pero que a final de cuentas, por mas que los que sueñan con “regresar a ordeñar la flaca vaca que han dejado”, éste es el México que democráticamente decidimos tener por seis años y que se olviden ya de los mensajitos de que, solo es presidente de 30 millones de mexicanos, no señores, esos son los que votaron por el cambio, pero eso fue porque los niños no votan, los pobres no tienen  como salir de sus apartados rincones y porque muchos “talegones” no salen a votar por que les da flojera.

CAJITA DE PANDORA

Comprar una empresa en 475 millones cuando es una “chatarra” que no vale mas de 40, es un delito, sobre todo cuando estás usando dinero que no es tuyo, Lozoya se encuentra en graves problemas, al grado que su defensor, de mucho “colmillo” y  que conoce perfectamente los “entrecijos” del poder, pide que se le comparta la culpa a Luis Videgaray, a Pedro Joaquín Coldwell y a Ildefonso Guajardo, incluso a Peña Nieto, diciendo claramente, no se movía una hoja sin su autorización.

Todavía falta sacar el tema Obedrecht que ha causado la caída de tantos políticos en Sudamérica e incluso un suicidio de un ex presidente, y lo de Oceanografía de lo que Amado Yáñez podrá decir muchas cosas interesantes.

La vida ofrece revanchas, y la política es una rueda de la fortuna, donde nunca se debe menospreciar a nadie y ahora Lozoya debe empezar a “darse de topes” por haberse enfrentado con Santiago Nieto, cuando en octubre de 2017 en la Academia Mexicana de Derecho Internacional  dijera , “tengo recursos y tiempo para partirle la madre”.

El asunto de Alonso Áncira y Emilio Lozoya tiene mucha “tela de donde cortar” todavía.

Fuente:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *