LA CADENA DEL HAMBRE

De opinión Internacionales Última hora

Por Alfredo Ponce //

Julia ya no puede mas, es madre de tres hijos, todos menores de 10 años, perdió a su marido Joel, cuando tenia 8 meses de embarazo, lo asaltaron para quitarle un celular y lo mataron, así es la vida en San Pedro Sula, uno de los territorios mas violentos del mundo. Ha trabajado limpiando casas, vendiendo en el mercado, para que le regalaran las verduras pasadas y con ellas alimentar a sus críos. No hay futuro, no hay escuela, no hay alimentos. Se ilusiona cuando Martha su vecina la invita a irse a Estados Unidos, no hay ahorros para pagar un “pollero”, pero son muchos los vecinos Hondureños, que ya no aguantan el hambre y toman la decisión de emprender el camino, con todas las incógnitas y miedos, pero en busca de un mejor futuro y así, de repente se adhieren Salvadoreños, Nicaragüenses y hasta algunos Venezolanos, todos tienen hambre, todos sueñan con algo mejor.

LOS  ÉXODOS DE HOY

Hay quien dice que las migraciones de la gente, están documentadas desde hace mas de dos millones de años, también un grupo salió de Egipto, buscando dejar de ser esclavos hace dos milenios. Siempre ha sido por las mismas razones. Pobreza, violencia, injusticia, climas malos, tratos injustos. Siempre es la misma historia, buscar un mejor futuro. Ahora, las cosas son mas impresionantes, porque de manera poco entendible, se ha convocado a  mas de cinco mil personas, para que hagan una caravana con el fin de entrar a Estados Unidos, a querer vivir el “sueño americano”. Debemos dejar claro que no es la primer ocasión que entran indocumentados a México por sus fronteras del sur, de hecho se dice que diariamente entran mil quinientos indocumentados, pero ahora vienen todos juntos, como en desfile.

¿QUIEN CONVOCA?

No es fácil unir a 100 personas para que vayan a protestar por una injusticia, menos debe ser fácil sacar de sus casas, a cinco mil para que caminen miles de kilómetros, sin nada seguro, arriesgando la vida y sabiendo que no se les dejará entrar fácilmente a la tierra prometida. Debe de haber un liderazgo especial, una “mano que mece la cuna”, para que esto suceda. Yo no  me creo el cuento de que espontáneamente se arriesga todo. Opciones hay muchas, desde, la mente siniestra de un millonario, que anda creando este tipo de problemas por el mundo, para mover la economía, hasta la estrategia política de un partido norteamericano, con vistas a las próximas elecciones. Muchas otras posibilidades existen, pero algo hay bajo el agua que se ve turbia desde todos lados.

NO SE VALE

En medio de la muchedumbre, encontramos a Juanito que tiene 12 años de edad, el viaja solo, menciona que le avisó a su papá que el se iba en la caravana y tomó una pequeña bolsa y se metió al contingente. Así encontramos a Jorge de 11 años, Carlos de 10 y Felipe de 11. Esto es lo que no se vale, los niños que viajan solos, eso es un crimen, eso si merece la intervención inmediata de autoridades y asociaciones civiles. Todos podemos ponernos en los zapatos de la gente que sufre y la necesidad de buscar nuevos horizontes, ¡pero los niños no!, así no debemos jugar. Hay familias que viajan con bebes de meses, tampoco debería de estar sucediendo esto, parece que van directos a un precipicio sin fondo. El cuestionamiento mas importante que nos debemos de hacer, es si tenemos la capacidad para tratar a los migrantes como queremos que traten a los nuestros cuando se van al país del norte.

El problema principal, es si nuestro gobierno está preparado para saber quienes de los que entran al país van de paso, quienes son gentes de bien y quienes llevan intereses siniestros, como dice Trump, asunto que no hay que descartar, que dentro de estos grupos vayan delincuentes o incluso terroristas, con el objetivo de crear problemas en los Estados Unidos.

LAS MALDITAS FRONTERAS

¿Quién inventó las fronteras?, el asunto de las migraciones, también está afectando a los países Europeos, quizá los ha afectado siempre, pero no en dimensiones tan importantes como ahora, que la pobreza de los países que no han podido desarrollarse, se ha acentuado. Los mismos Estados Unidos de Norteamérica se fundaron con migrantes, que venían de todos lados de Europa, los Italianos en Nueva York o los Polacos e Irlandeses en Chicago, son los que con su esfuerzo crearon las bases para una gran economía. En México, los Españoles y  los Libaneses, llegaron para buscar una mejor vida. La realidad es que como algún día me dijo un viejo sabio de Puerto Rico, el Dr. Luis Pérez, esto no es mas que la cadena del hambre, el Haitiano, migra a Dominicana a buscar trabajo y el Dominicano se va a Puerto Rico y el Puertorriqueño se va a Nueva York, así funcionan las cosas, porque todos tenemos derecho a soñar con un mejor futuro.

EL EJEMPLO QUE CUNDE

Seguramente ya mucha gente ilusionada con la posibilidad de buscar un mejor futuro, estará deshojando la margarita, preguntándose si se van o se quedan. Las necesidades en Centroamérica son muchas, como lo son en Venezuela o en muchos otros países.

Mientras tanto, los vecinos del país del norte alistan sus tropas para cualquier enfrentamiento, con el libre derecho que tienen de resguardar su fronteras y los amigos mexicanos de las fronteras empiezan a temer por los desmanes que pudieran suceder en sus ciudades, amén de que ninguna sociedad está preparada para recibir a miles de migrantes de un día para otro y que por mas que quisiéramos, esto representará, un desequilibrio en la vida diaria de los habitantes.

SOLUCIONES QUE NO APARECEN

El problema principal, es que no aparece una solución para estos tipos de problemas. Repelerlos con la fuerza no parece ser una opción, cerrarles la puerta, tampoco es humanitario. A mi me parece que la única posibilidad es invertir en los países mas pobres, para que tengan opciones de trabajo, de educación. Que tengan la posibilidad de soñar con un mundo mejor en sus propios territorios. Pareciera una utopía, pero no veo otras opciones.

CONCLUSIÓN LAPIDANTE

Y nosotros, ¿cómo podemos manifestarnos en contra de la migración? Si el ingreso mas importante en el PIB de México, es el dinero que mandan nuestros migrantes a México, las famosas remesas. Ni el petróleo, ni el turismo. Los benditos migrantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *