Jalisco y su medalla de bronce

De opinión Entre nos Última hora

Entre Nos, por Alfredo Ponce //

Pensando yo en los Juegos Panamericanos que se están celebrando en Perú, escuché que habíamos ganado un tercer lugar, lo cual me dejó contento, desgraciadamente, no se trataba precisamente de deportes la información. El tema, era completamente trágico, el tercer lugar que estamos ganando, es en inseguridad. Jalisco ya no es un lugar seguro.

No se puede ni tener la tranquilidad de irse a comer una hamburguesa con su familia, porque la tragedia vestida de sicarios puede presentarse en cualquier momento.

POLICIAS CONTRA DELINCUENTES

En este contexto, se trata de implementar, en la zona metropolitana, un nuevo sistema de policía que cubra todos los municipios. ¿Será este el camino?. En realidad, cualquier cosa que se haga para combatir la inseguridad se agradece. Pero, en verdad, ¿la delincuencia se abate con patrullas y uniformados?.

Sigo pensando que es la estrategia fallida, que ya se ha intentado de muchas maneras y por muchos años. El peor error que tenemos los humanos, es no consultar la historia y especialmente, los políticos o gobernantes, piensan que la genialidad les aparece con ideas repentinas y así se tienen que aplicar.

LOS INTOCABLES

Al Capone, fue perseguido por muchos delitos y nunca fue capturado, hasta que finalmente, un ex investigador de créditos de la empresa Retail Credit Company, de Atlanta, lo fue cercando, no por asesinatos, tampoco por trata de personas, sino por pago de impuestos. Esto, de lo que habla, es de una estrategia, nos muestra que lo trascendente, en terminar con la delincuencia, no es andar con motocicletas en la calle, parando a los que les caen mal a los policías mal preparados y que con el uniforme se sienten parte del equipo de los justicieros, violando los mas elementales derechos constitucionales de libre tránsito de las personas. Eliot Ness, capturó al verdadero Scarface, porque su estrategia fue basada en la inteligencia. ¿Alguien quiere aprender de esa parte de la historia?

CUANDO SALIR ACOMER SE VUELVE PELIGROSO

La semana anterior, en la ciudad de México, en un restaurante, una mujer llega y ejecuta a dos delincuentes extranjeros, que sin ningún recato se paseaban públicamente. ¿Como supo esa mujer que se encontraban ahí? ¿Porqué la autoridad les otorgó permiso legal para estar en el país? ¿Por qué las bandas localizan a los rivales y las corporaciones de seguridad no lo hacen? Acaso, ¿tienen mejor sistema de investigación e inteligencia las bandas delincuenciales? ¿O alguien se está haciendo de la vista gorda? Cualquiera que sea cada una de las respuestas, no podemos seguir así, ya el vaso se está derramando y lo que se derrama no es agua, sino sangre.

LA CORRUPCIÓN QUE NOS MATA

Mientras algún funcionario corrupto, le entregaba sus documentos legales para pasearse por México a un delincuente “fuereño”, ese dinero lo tenia que pagar alguna familia secuestrada, o un joven atrapado en las adicciones. Mientras que algún trabajador del sistema judicial, desaparecía las culpas que habían llevado a un delincuente a ser sentenciado a 24 años de cárcel y cambiarlas por supuestas torturas, miles de expedientes duermen el sueño de los justos en escritorios del sistema judicial, de una de las naciones mas injustas del mundo, en donde menos de 10 por ciento de los delincuentes llegan a pisar la cárcel, para pagar sus actos de maldad.

El sistema judicial, es parte preponderante en el retorno a la tranquilidad de un pueblo que está siendo volcado por tragedias que no se merece. Entiéndase, el sistema judicial en el país, es parte del problema, no es parte de la solución.

LA HISTORIA NOS ALCANZA A TODOS

Las mantas que culpan a un alto funcionario, de tomar dinero de la delincuencia organizada, terminan en su destitución. Un jefe policiaco de Tepa es acribillado. Un fiscal regional es abatido a tiros. Un juez es balaceado. Son historias reales. No son parte de la novela de los intocables. La inseguridad nos alcanza a todos, aunque algunos se sientan protegidos por que trae dos o tres guaruras y ejercen un cargo publico, no hay manera de librarse de un incendio que se ha producido por prender el fuego de la avaricia. Ojalá, que los que tienen la batuta para regresar la seguridad al pueblo, sean inclementes con los funcionarios corruptos y las investigaciones sean mas severas contra los miembros del sistema judicial, que permiten que los delincuentes regresen a la calle. Entiendo que a veces sea por la leyenda de “plata o plomo”, pero si ese es el caso, se tendrán que buscar recursos que sean eficientes para conseguir la justicia. El peor proyecto, es cuando no hay proyecto.

Hasta la Próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *