¡EL REY HA MUERTO, VIVA EL REY!

De opinión Entre nos Última hora

Realmente parece que nadie lo extrañará, su personalidad de niño caprichoso, de junior con poder, fue dejando desde un principio la claridad que poco a poco iba ganando mas enemigos que seguidores. Fue el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica numero 45. Pudo haber cambiado la historia, pero a final de cuentas, sus proyectos de nación siempre fueron rodeadas de caprichos como crear un muro que separara territorialmente lo que históricamente tiene una relación de sangre, ya que nadie puede ignorar que la cultura en las fronteras entre México y estados unidos va mucho mas allá de una situación comercial. Las fronteras están llenas de familias bi culturales, que incluso transitan de una lado a otro por situaciones elementales como por ejemplo los  americanos que pasan a la frontera mexicana, para atenderse con médicos o dentistas, o los mexicanos que pasan al lado americano a recibir educación o a engordar la economía, de los negocios de aquel lado de la frontera. Ahora debe entender Trump, que la historia y la cultura no se borran con una barda de acero y menos cuando estamos hablando de un país que en esencia a fundado su grandeza en la multicultural participación de muchas nacionalidades, que incluyen a sus ancestros, que un día llegaron a vivir el sueño americano.

LA SOLEDAD DE LA DERROTA

Seguramente, el haber vivido como magnate prácticamente toda su vida le hizo pensar que nunca podría ser derrotado, pero a final de cuentas, incluso si fuera cierto, que hubo una conspiración electoral para hacerlo perder la elección, nadie puede olvidar sus conductas, que a muchos avergonzaron, incluso en la política internacional, como cuando hizo berrinche y no quiso saludar de mano a la jefa del gobierno aleman. Podríamos decir que su derrota fue tejida poco a poco, pero con gran fortaleza en todos los terrenos. Ni siquiera sus equipos de trabajo le fueron leales y muchos que en un principio lo defendieron a capa y espada, terminaron siendo mal tratados por el presidente. Su ultima pataleta fue no asistir al cambio de poderes y desaparecer con la amenaza de volver a presentarse a las elecciones en el futuro próximo. Sus ultimas acciones incitando a la violencia a los supremacistas blancos, lo deja como una mancha negra en la historia de su país y seguramente hay muchos interesados en seguir un juicio histórico para no permitirle que vuelva a participar en elecciones en el futuro. El epitafio de su gestión es un mensaje triste, donde los norteamericanos no sienten haber recibido beneficios reales en 4 años de gobierno, de esta forma se ha ido con muy poca gloria de lo que debió ser la parte mas destacada de la vida de alguien que nunca trató a la gente con la humildad que deben tener los grandes personajes de la historia.

¡VIVA EL REY!

Ahora es el turno de Joe Robinete Biden, ya es el 46 en la lista de Presidentes. el Católico de origen Irlandés, nacido e Pensilvania y crecido en Delawere que duró mas de 30 años en el poder del senado hasta que fue Vice Presidente, ahora llega a la alcoba principal de la Casa Blanca.  Se le ve de principio,  mucho mas oficio político. La firma de sus primeras 17 decisiones, dejan claro, que viene a echar abajo las decisiones que había tomado su antecesor. Su reloj biológico parece ser su peor enemigo, ya que es el mandatario que ha tomado protesta con la mayor edad en su historia. Además parece conocer muy bien el establishment político de su país, sino es que es parte importante del mismo. Lo que si debe de quedar claro, es que el viene a realizar su labor, para su pueblo, por aquello de que algunos mexicanos trasnochados, andan soñando que a nuestro país le ira bien con este nuevo presidente, las cosas son muy claras, el tiene sus prioridades políticas y en la lista de las mismas no vayan a pensar que estamos nosotros.

Nos encontramos en cualquier momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *