De aviones y cosas peores

De opinión Entre nos Última hora

Por Alfredo Ponce //

La agenda es precisa, todo mundo debe estar a la hora ordenada para abordar el TP-01, el vuelo debe salir puntual, Nueva York es una ciudad con muchas tentaciones pero la orden es clara, todos deben estar arriba del Boing 787-8 a la hora indicada. “El Jefe” llegará, abordará y el impresionante pájaro de acero elevará su vuelo dirigido hacia la antigua Tenochtitlan.

Todo mundo hizo lo indicado, todo fue exacto, nadie falló, bueno, excepto que el avión no pudo volar, el orgullo de Felipe no está en buenas condiciones, la nave que se ha convertido en fruto de la discordia y de muchos discursos políticos, no funciona. Alguna avería se presentó que ha hecho que los pilotos y los ingenieros se nieguen a dar la orden de salida.

El Dreamliner, el que dicen que ha costado siete mil millones de pesos, los ha dejado en ridículo, quizá porque la vida es una rueda de la fortuna y de la misma manera en que se burlaban algunos hace una semana, porque las tormentas dejaban cuatro horas en un aeropuerto al “Peje”, de idéntica forma ahora deberían estar criticando que la comitiva que acompañó al “shoping” al patrón, o mejor dicho que acompañó al señor a las Naciones Unidas, tendrán que esperar hasta que un avión viejito y desdeñado se transporte desde México hasta Nueva York, para que sean traídos tan ilustres señorías a seguir conduciendo los destinos de la nación, nadie tuvo la “ocurrencia” de regresarse en vuelos comerciales, quizá porque no los “balconearan” por el exceso de equipaje.

¿Y DONDE ESTAN LOS PILOTOS?

A propósito, dónde anda Nuño, donde está el que procura la justicia en México, si alguien sabe de los destinos de los que deberían estar trabajando, conduciendo el país, que les avisen que todavía están recibiendo un salario para servir a la nación, porque parece que después de el primero de julio, han brillado, pero por su ausencia.

LO QUE SIEMBRAS COSECHAS

Menuda rechifla se llevó el Secretario de Educación de Jalisco en el reciente evento organizado para “medirle el agua a los camotes” de quien será el conductor de los destinos de la educación en el país, don Esteban Moctezuma. La verdad es que a veces “pagan justos por pecadores”, pero dicen que el pueblo no se equivoca y al final de cuentas las muestras de poco cariño deben ser analizadas por los que tomarán sus puestos próximamente, para que sepan que el pueblo de Jalisco ya quiere servidores públicos que sí quieran servir a su pueblo, no que quieran solamente tomar la posición de patrones o jefes. Curiosamente, hace pocos días al mismo personaje lo mencionaron para agradecer su apoyo al DIF de Tlajomulco y a la hora que le iban a aplaudir se dieron cuenta que muy “despichadito” había emprendido la graciosa huida, pues ni modo, así es la vida, “cuando hay para carne es vigilia”.

BIEN POR TOÑITA

Hablando claro, breve y sustancioso, la Senadora por Jalisco Antonia Cárdenas, se le plantó al Secretario de Hacienda, en su comparecencia en la Cámara de Senadores y le hizo preguntas claras que todos los mexicanos queremos saber, “díganos de una vez por todas, cuánto nos han endeudado y explíquenos cómo se puede vivir con un salario mínimo”, mientras, los políticos, siguen otorgándose los salarios de jeques. Bien por nuestra senadora.

4 AÑOS Y NADA

Dolor, es la única palabra que puede describir a todos los padres de las víctimas de Ayotzinapa, siguen buscando una verdad, siguen buscando una razón, siguen buscando a sus hijos que salieron un día de casa y después de cuatro años, sólo han sufrido engaños y desencantos, por un gobierno que sigue tratando de cubrir las terribles historias de corrupción e impunidad.

MIENTRAS TANTO

En un reclusorio, un ex gobernador, recibe una noticia que lo llena de gusto, después de haber excedido todos los records imaginables de corrupción, las autoridades judiciales lo condenan a 9 años de prisión y a pagar menos de sesenta mil pesos de multa. Hay gente que dice que desapareció treinta mil millones, otros hablan de cantidades mas cercanas a los cien mil millones, lo que es un hecho es que hizo cosas que duelen mucho al pueblo de México y se ha convertido en el adalid de la popularidad negativa, no hay quien pueda decir que no lo conoce y menos se puede negar que se ha convertido en el villano favorito. El gobernante que hace gala de su soberbia, aun en la prisión, debe conservar algún AS bajo la manga, porque su sonrisa de malo de película barata sigue causando el enojo del pueblo, mientras que recordamos que a los niños de Veracruz se les inyectaba agua destilada en lugar de sus medicamentos para el cáncer.

Opinión: De aviones y cosas peores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *