Coordinadores o delegados

De opinión Entre nos Política

Por Alfredo Ponce //

De veras que somos curiosos los mexicanos, todos sabemos que las cosas en el país no funcionan, el sistema de administración pública ha quedado obsoleto en muchos aspectos, pero seguimos criticando las nuevas propuestas, especialmente ha levantado mucho revuelo el asunto de los coordinadores estatales, una nueva figura en el gobierno que no sabemos exactamente como funcionarán, pero ya han sido satanizados por muchos, especialmente los que sienten que pueden ver afectados sus intereses políticos, personales o económicos, es decir, de los que criticando llevan “agua a su molino”.

OBESIDAD BUROCRATICA

La actualidad muestra que cada una de las dependencias federales tienen un representante en cada estado, por ejemplo el IMSS, tiene un delegado en cada entidad, SAGARPA, lo mismo y así, esto se repite en 83 situaciones en el estado de Jalisco, esto si lo multiplicamos por 31 estados, hace más de dos mil oficinas, que requieren de un presupuesto, que hace en muchos casos inoperante el funcionamiento del gobierno, es decir, para los que critican a los coordinadores les recuerdo que los delegados no son gratis.

PROPUESTA DE CAMBIO

Dicen que Einstein tenía una filosofía muy práctica y mencionaba frecuentemente que si se buscan resultados diferentes, no se debe seguir haciendo lo mismo, subrayando con esto la necesidad del cambio de los procesos para mejorar los resultados.

Así lo veo yo, un cambio necesario para buscar llegar a la meta.

La forma como está diseñado, el programa de participación de las dependencias federales en los estados, privilegia más los favores políticos que las realidades sociales, muchas dependencias mandan a sus “amigotes” de delegados y otros buscan solamente hacer por medio de sus delegados, estructuras políticas para futuras elecciones, por eso es urgente que se cambie el modelo y nadie podemos tener la seguridad de que este modelo funcionará, pero se tienen que buscar otros horizontes, se tienen que hacer los esfuerzos.

LO QUE SABEMOS

En realidad nadie tiene claro exactamente cómo funcionarán las llamadas coordinaciones estatales, pero hasta ahora lo que conocemos es que cada estado, dependiendo de su número de habitantes y de su territorio geográfico, se dividirá en regiones teniendo un coordinador estatal y coordinadores regionales que serán dirigidos por un coordinador nacional. Hasta el momento, hablaríamos de “catafixiar” mas de dos mil delegados estatales, con todas sus estructuras administrativas, por cerca de 280 coordinaciones que manejarían los mismos asuntos pero con estructuras administrativas más medibles en su productividad, es decir, cada coordinador regional será responsable de que le llegue a su región todo el beneficio que debe entregarse directamente a la población de ese territorio.

A mi no me parece descabellada la idea, sobre todo, si sabemos que estamos sobregirados en gastos del gobierno y más, si lo que realmente se está buscando es que la gente reciba directamente lo que se supone debe recibir. Nada de que el campesino recibe un apoyo de cien pesos y solo le llegan veinte pesitos y a la hora de la hora “nadie sabe, nadie supo” dónde se desapareció lo que debería impulsar el crecimiento de México, pero desde abajo, desde donde la gente verdaderamente lo necesita.

CONCLUSIÓN

Lo básico ahorita es entender que estamos sumidos en el fracaso administrativo en muchos aspectos y que requerimos urgentemente un cambio de ruta para conseguir los objetivos. El paciente está en terapia intensiva y hay que modificar el tratamiento para que siga viviendo y después poder pensar en el futuro más promisorio. Yo lo veo en una forma práctica, si me ponen la opción de que para obtener el mismo resultado puedo contratar a dos mil gentes o a tres centenares, sería muy poco inteligente que escogiera la primera opción. Así es que, mexicanos, vamos a atrevernos a cambiar la dirección sin cambiar los objetivos y si para eso hay que legislar, pues simplemente hay que hacerlo, todo sea por el beneficio de la Patria.

Opinión: Coordinadores o delegados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *