Aferrado a pelear

De opinión Entre nos Última hora

Entre Nos, por Alfredo Ponce //

A propósito de la inauguración de la FIL 2020, a pesar de las vicisitudes, sacando la casta, uno de los eventos mas importantes en la cultura del país y que ha trascendido las fronteras, es muy triste que sigamos entre la espada y la pared. El discurso del Gobernador, fue directo y a la cabeza contra el Presidente.

Vale la pena leerlo y releerlo para detectar y analizar todo el odio que hay dentro de las palabras. Le dijo totalitario, fundamentalista. Habló de los liberales, que pretenden reconstruir a la nación con guías morales y le dicen a la FIL conservadora y le dan risa. Dijo que lo peor de nuestro pasado, aparece todos los días muy temprano, disfrazado de futuro prometedor. En estos momentos los dichos valen mas que los datos, agregó.

Pero ¿qué necesidad? ¿quién le escribió ese discurso? después nos quejamos de que no hay apoyo para el estado. Lo primero que debe fomentar un político es la disciplina y el orden gubernamental. La base de la política, es la capacidad de relación y negociación y nadie puede sentarse en una mesa a discutir los asuntos importantes de los jaliscienses si no hay empatía. Uno de los principios de paz social es no echar lumbre a la hoguera, es no pelear batallas que no son nuestras. Una de las promesas de los gobernantes, es buscar los intereses de sus representados y así, por el camino que vamos, no vamos a llegar a ningún lugar.

En verdad, Señor Gobernador, por amor a Jalisco, reconsidere sus palabras, sus actitudes y sus amistades de paso, deje el enfrentamiento. O a usted, ¿le gustaría que lo estuviera enfrentando cada momento un alcalde? O en verdad, ¿hay alguien que piensa, que a golpe de insultos van a conseguir que AMLO trate mejor a Jalisco? Le hago una pregunta desde el fondo de mi ingenuidad ¿No será, que tiene algún infiltrado cerca, que esté interesado en que usted esté en el ojo del huracán, en lugar de ser reconocido como un gran gobernante por su propio pueblo?. Lo dejo sobre la mesa.

ROSARIO QUIERE HABLAR

Siempre he pensado, que el tesoro mas importante que tenemos los seres humanos, es la salud, sin embargo, hay quienes dicen, que antes que la salud está la libertad. Quizá sea el caso de personalidades como Rosario Robles. Después de haber pasado una vida plena de poder, de éxito, de reverencias, ha terminado en una celda, está pasando por sus momentos mas difíciles, atrapada sin salida. Fue secretaria de estado, fue jefa de gobierno del Distrito Federal entre Cárdenas y AMLO y tuvo todo al alcance de sus manos.

Era solo una sonrisa, o un chasquido de dedos, lo que hubiera necesitado para que su mundo cercano se pusiera a los pies. Quizá el punto donde empezó a sembrar su tragedia fue cuando abandonó a sus amigos de la izquierda.

O quizá tuvo que ver en el video de las ligas. Quizá empezó a caer cuando le guiñó el ojo Peña Nieto y la hizo Secretaria de Desarrollo Social, que para muchos es el puesto mas deseado, porque es desde donde puedes hacer grandes lazos con los mas necesitados. Sin embargo, la estafa maestra es una idea macabra de corrupción que desgraciadamente para ella fue descubierta.

Quizá pasó por su mente que desde su puesto podría haber llegado a ser la siguiente candidata a la silla presidencial. Pero todo se derrumbó, como en la canción y hoy quiere cubrirse con la cobija de los que pretenden disminuir sus penas, contando todos sus secretos. Ya vio que todos la abandonaron y no hay mas que rascarse con sus propias uñas. Ya vio que Lozoya está viviendo mejor que ella y por lo pronto, sería un buen paso buscar ser tratada de la misma manera. Un detallito nada maás, para acogerse a esa figura de protección, primero tiene que declararse culpable.

CADA VEZ MAS PELIGRO

Imparable la epidemia de coronavirus. Llegamos a las cien mil defunciones en el país y siguen perdiéndose vidas. Los políticos, hablan sin saber de lo que están hablando sobre una supuesta vacuna, no saben cómo se hacen las vacunas, no sabe qué se requiere, para tener las pruebas biológicas suficientes para tener un producto seguro, pero ellos lo ven de acuerdo a sus intereses, calmar a las multitudes y de paso sacar algo de provecho político para sus intereses.

En el mundo no se ha entendido que parte del problema han sido las malas decisiones, porque la salud no es cosa de intereses, es cuestión de conocimiento y los que deben estar al frente son los científicos, los que tienen el contacto directo con los pacientes, con el dolor, porque la salud no se puede manejar desde las estadísticas, no se puede gobernar una epidemia desde un escritorio.

A ver cuando lo entienden los políticos. ¿Se acuerdan cuando Gatel decía que el cubrebocas no es necesario? En realidad, en este momento, estamos a la merced del virus y no sabemos qué hacer. En Estados Unidos hubo 1,300,000 contagiados en diez días. Nosotros seguimos con malas estadísticas y presumiendo que estamos súper bien. ¿Quien podrá defendernos?

Nos encontramos pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *