A rezar, Rosario

De opinión Entre nos Última hora

Entre Nos, por Alfredo Ponce //

5 mil millones de pesos, son muchos motivos para que el pueblo se canse de los políticos. Son muchos pesos que deberían haber estado dedicados a sacar a los mexicanos de la pobreza y terminaron en los bolsillos de personas sin principios, algunos dicen que esos pesos, también fueron a dar a los fondos de campañas políticas.

No puede haber, mayor incongruencia en la vida publica de un país que usar los fondos del estado para enriquecerse, mientras se ve como sigue creciendo la pobreza en los sectores mas desprotegidos. Pero esto alcanza un tamaño gigantesco cuando, precisamente, son los encargados del “pomposamente” denominado desarrollo social, los que diseñan estrategias maquiavélicas para quitarle el dinero a los pobres.

LA ESTAFA MAESTRA

Mucho se ha rumorado siempre, que las dependencias que tradicionalmente se dedican al apoyo a los pobres y a diseñar estrategias para crear oportunidades a los mas desprotegidos, son en realidad las tapaderas” para crear y alimentar los proyectos políticos electorales de los sistemas que están en el poder. Sin embargo, siempre han sido bien cubiertas las evidencias. Ahora parece que las cosas se les salieron de control y desde los finales del sexenio pasado empezó a sonar el rio.

LA MÉCANICA

La triangulación en el manejo del dinero fue al parecer la forma de llevar a cabo el ilícito. La complicidad de por lo menos 8 universidades fue parte del mecanismo. La dependencia contrata a una universidad para que asesore o apoye en un proyecto determinado, pero ya está de acuerdo que contratará a una empresa fantasma para que realice los trabajos y se les pagará a esos supuestos proveedores, la cantidad determinada. Obviamente, la empresa que recibe el pago por los servicios no existe y el dinero va a parar de nuevo a los bolsillos de los políticos. La universidad también se queda con un dinerito, por su “honrosa participación”. De esta forma, se crearon mas de 100 empresas fantasmas y se robaron cuando menos 3 mil millones de pesos. Seguimos haciéndonos una pregunta lacerante: ¿Cuántos mexicanos podrían haber salido de la pobreza con ese dinero?

ROSARIO EN MEDIO

Por lo pronto, Rosario Robles nuevamente se pone en el escaparate indeseable de la nota roja. Es imposible pensar que con toda la experiencia política que tiene, no se haya dado cuenta del “magnicidio económico” que estaban llevando a cabo en un escritorio de su oficina. Por lo pronto, como dice la ley, todos somos inocentes hasta que lo contrario se pruebe.

Hasta la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *